manolo martín. foc a la ciutat

valencia_2008
proyecto expositivo_rsr arquitectes
comisario_rafael rivera
diseño gráfico_luis rivera
montaje_el taller de manolo martín
coordinación general_rafael tejedor
promotor_fundación chirivella soriano



Manolo Martín simboliza algo especial, algo que no podemos concretar, pero que empuja a una sociedad como la nuestra hacia un futuro moderno.

Y lo hace amasando diversas vertientes de la cultura para convertirlas, ahora en un producto nuevo, ahora en una mezcla explosiva, ahora en afectos, ahora en belleza pura.

Es difícil pretender clasificar su trabajo, su obra. Pero el reto consiste en intentarlo, tratar de buscar su esencia, como él hacía siempre ante cada nuevo proyecto.

Su trayectoria ha abarcado tres grandes tipos de actuaciones que, a veces se mezclan, como todo lo suyo, haciendo inútiles las clasificaciones: llevó a cabo colaboraciones con otros artistas en una simbiosis difícil de diseccionar; realizó trabajos para hacer posible lo que otros imaginaban, hermosa tarea; y desarrolló una obra propia que acepta influencias para obtener un resultado muy singular.

Todo ello empapado de humor, sin humor no se puede entender a Manolo, empapado de crítica sutil, de guiños, de vanguardia y, sobre todo, de ternura hacia los personajes infinitos que han compuesto el guión de su vida.

Esto no es una exposición, es un espectáculo, una caja de sorpresas, un intento imposible de resumir la vida multiplicada de Manolo Martín.

No lo duden ni un segundo. Pasen señoras y señores, pasen. Y descubrirán la magia de un personaje.


« »