centro xicaranda

godella_2004
arquitectos_rafael rivera y mateo signes
arquitecto técnico_jose ramón roca
ingeniería_TIGNUS
estudiante de arquitectura_javier rivera
promotor_ajuntament de godella

constructor_elecnor


Las dificultades de la parcela contienen al mismo tiempo el problema y la solución porque en realidad son dos actividades diferentes con dos programas y dos calles con niveles distintos. Cada uso está a una cota y se encuentra en el corazón del edificio que es el salón emblemático y común. A este salón se accede desde los dos lados y por ello es susceptible de evacuar también en dos direcciones garantizando la seguridad necesaria.

Así pues, desde la calle Paterna se accede a la  Ludoteca y desde la calle Manuel Tomás al Centro de la Juventud, todo ello organizado conformando una pastilla rectangular de 15x45 mts aproximadamente jalonada por cuatro patios que reparten luz y aire a las aulas, los pasillos y a todos los espacios que rozan con su presencia.

Luego, cuando la parcela se estira, calle abajo, hacia la carretera, adoptando una forma imposible, allí hemos colocado el vestíbulo principal con la sala de exposiciones jugando con las alturas para rematar con una torre lucernario que albergará una cafetería mecanizada.


Así, los pasillos ya no son pasillos, son cajas de cristal por las que pasamos o nos quedamos mirando la luz, el cielo. Los vestíbulos siempre tienen doble altura, referencia a los espacios que le son propios, y las escaleras son como balcones que grapan el arriba y el abajo. Todo se puede leer cuando ya estamos dentro. Y todo se adivina cuando estamos fuera. El salón adquiere una cubierta singular con un lucernario que enriquece el exterior y suma espacios al interior recomponiendo la escala.

Y las circulaciones recorren (primero perpendicular a la calle Paterna y luego paralelo a la calle Manuel Tomás) toda la ordenación aportando claridad y uniendo los dos vestíbulos. Con ello se añade funcionalidad a la propuesta consiguiendo que el conjunto pueda funcionar con un único acceso (el principal por la calle Manuel Tomas) o con ambos, según las necesidades de la actividad.

Y un pequeño retranqueo en la calle Manuel Tomás permite la referencia vegetal. Cuatro árboles filtran la luz del Sur y subrayan la importancia verde en el hecho urbano, el mismo verde que también habita en los patios.

Los desniveles, benditos desniveles, que vienen cayendo desde el centro de salud, despacito por la acera, ahora tienen nuestra compañía, y continúan el escalonamiento de las fachadas a un ritmo marcado que apunta hacia donde conducen las torrenteras, al valle, a la huerta.


« »